big_8422620100606_090222_1_big

Dragon Ball es un manga (cómic japonés) de los que no necesitan presentación. Creado en 1984 y finalizado en 1995, gracias a su versión animada, las aventuras de Son Goku (el protagonista) y sus amigos se convirtieron en todo un éxito a nivel internacional. Tras 15 años de la finalización de la serie, esta franquicia sigue de actualidad, con 2 o 3 juegos lanzados cada año basados en este universo. El próximo juego en ver la luz, como ya os adelantamos en esta misma casa, se trata de Dragon Ball Raging Blast 2 para PlayStation 3 y Xbox 360, la continuación del juego de lucha aparecido a finales del año pasado para las mismas plataformas.

De los más de 90 personajes prometidos, ya se conocen 3 caras nuevas de las que se piensan incluir al plantel original de Raging Blast. Entre los nuevos personajes encontramos a Dabra, un demonio rosa capaz de petrificar a sus adversarios con sus escupitajos. Super Janemba, el temible enemigo al que se tuvieron que enfrentar los protagonistas de la serie en la pelí­cula «Fusión». Por último, tenemos a Turles, un malvado sayajin (la especie extraterrestre a la que pertenece Goku) de aspecto idéntico a Goku, que puede ampliar sus poderes tomando un fruto sagrado.

big_8422620100606_090227_19_big

Entre las últimas novedades anunciadas, encontramos un nuevo modo en el que pueden entrar nuestros personajes y que potenciará nuestras técnicas de forma similar al «hiper-modo» del Dragon Ball Budokai 3 de PlayStation 2. Para la ocasión, se vuelven a recuperar tambien mucho de los combos vistos en Dragon Ball Budokai Tenkaichi 3 para PlayStation 2 y Wii, lo que promete al menos que la jugabilidad gane en profundidad. Los escenarios donde se batalla, también han ganado en tamaño e interactividad, siendo ahora mucho más destructibles.

Respecto al modo historia, todo apunta que esta vez se retomará algo similar a lo visto en Dragon Ball Budokai Tenkaichi 3, es decir, sin ví­deos en mitad del combate que rompan el ritmo de juego. También se ha prometido mejorar la cámara y el aspecto gráfico ha cambiado radicalmente, abandonado el estilo Cel shading (una técnica que permite hacer gráficos similares a los dibujos animados) visto con anterioridad.